NOVEDADES

 

 

 

DE SUR A NORTE

17 a 20 de septiembre de 2008

 

Si la Divina Providencia tuviera que premiarnos con algún don a los ornitólogos especialistas en Extreme Birding, éste sería sin duda el de la ubicuidad. Y más en el mes de septiembre, cuando tantas y tantas aves interesantes concentran sus migraciones en diferentes confines a lo largo de la península ibérica. ¿Qué birdwatcher que se precie no ha soñado alguna vez con presenciar la migración de las rapaces en el estrecho de Gibraltar y al minuto siguiente estar en primera línea de mar viendo aves marinas en el norte de Galicia?... Sería formidable que pudiéramos apretar un botón y teletransportarnos como quien no quiere la cosa de este a oeste y de sur a norte, cambiando ambientes, especies y circunstancias a nuestro antojo, sin tener que sufrir  viajes penosos y engorrosas pérdidas de tiempo.

Con esta clase de profundas meditaciones me andaba yo mientras me atracaba con un auténtico festín de rapaces migratorias en el Estrecho cuando, de repente, se me apareció el demonio rabudo y me contó que eso, hoy en día, ya casi es posible gracias a la fabulosa red de autovías que han ido tejiendo poco a poco nuestros gobernantes. De verdad que intenté luchar contra en la tentación del cornúpeta, pero finalmente no conseguí evitar caer en ella, y acabé el fin de semana a unos 1300 km más hacia el norte de donde lo había proyectado. En cosa de unas diez horas logré teletransportarme, mediante migración inversa, desde la gaditana Tarifa hasta el pueblo coruñés de Cariño, en donde J. M. Alonso Pumar había organizado una de las excelentes excursiones ornitológicas marinas que tanto éxito han cosechado últimamente.

Pero vayamos por partes. El día 17 puse rumbo sur hacia Tarifa, con la finalidad de observar la migración de rapaces desde los diversos observatorios altos del lugar, algunos limícolas y aves acuáticas en la playa de Los Lances y, también, la de "bimbar" el buitre de Rupell, que por lo que se escuchaba últimamente debía estar bastante fácil de localizar en la zona.

 

Playa de los Lances con marea alta, y la ciudad de Tarifa al fondo

 

El día 18 amaneció algo desapacible, con viento y lluvia, y por lo tanto poco propicio para el paso de las aves y menos aún para la fotografía. Pero la sorpresa aguarda en cada esquina y premia a quienes no se acobardan con el mal tiempo... Nada más llegar a Los Lances, un charrán de pico amarillo me esperaba, intentando pasar desapercibido en medio de un bando de charranes patinegros y gaviotas de Audouin. Tras las razonables dudas iniciales, que resultan lógicas teniendo en cuenta cómo se están poniendo las cosas con estos pájaros, y después de examinar las malas fotos de digiscoping que pude hacerle, concluí que se trataba de un ejemplar puro de Sterna bengalensis. Admito, no obstante, discrepancias razonadas si alguien tienen a bien objetarme la identificación.

 

Charrán bengalí en la Playa de Los Lances

 

Otras aves observadas en la playa fueron alcatraz, garceta común, garza real, ostrero, chorlitejos grande y patinegro, correlimos común y tridáctilo, vuelvepiedras, aguja colipinta, gaviotas patiamarilla, sombría, reidora y de Audouin y un gran bando de calandrias que se alimentaba en los eriales limítrofes.

Ostrero en la playa de Los Lances

Bando de calandrias

 

La lluviosa tarde la dediqué a prospectar los buitres que se descasaban en las peñas cercanas al observatorio del Valle de Santuario. Entre ellos se encontraba un inmaturo de buitre moteado o de Rupell, que pude fotografiar posado y en vuelo gracias a una ligera mejoría del tiempo, a última hora.

 

Buitre de Rupell inmaturo.

 

El sábado 19 mejoró el tiempo, y el espectáculo de la migración se mostró soberbio desde el observatorio de Cazalla, con un paso muy bueno, sobre todo de águilas calzadas y culebreras, pero también de halcones abejeros, cigüeñas blancas, milanos negros, alimoches y gavilanes, además de los omnipresentes vencejos reales y pálidos. A media mañana apareció otro buitre de Rupell, diferente del anterior a juzgar por el desgaste de sus plumas de vuelo.

 

Buitre de Rupell sobre el observatorio de Cazalla.

 

A continuación algunas fotografías de aves en migración que conseguí hacer ese día:

Águila calzada

Águila culebrera

Halcón abejero

Vencejo real

Vencejo pálido

 

Y como ya dije antes, al mediodía de ese sábado caí en la demoníaca tentación y puse rumbo norte, para embarcarme, desde el puerto coruñés de Cariño, en el buque insignia que recibe el nombre de "Aula do Mar". La crónica de esa excursión puede leerse pinchando el siguiente enlace: De sur a norte, parte II.

 

 

 

Entradas anteriores:

-Piros, agosto 2009

-Galicia, costa y mar adentro. 15 y 16 de agosto 2009

-Córcega. junio 2009

-Pirineo de Huesca pasando por Soria, mayo 2009

-Gaviota de Ross en Alcázar de S. Juan; 28 febrero 2009

-Lanzarote again; 14-16 febrero 2009

-Al encuentro con la gaviota marfil; Francia 30 enero a 1 febrero 2009

-Costa gallega, enero 2009

-Operación lechuza mora, diciembre 2008

-Viaje ornitológico a Argentina, noviembre 2008

-Salida en barco desde Cariño, octubre 2008

-Viaje ornitológico a Israel, septiembre 2008

-Alpes, agosto 2008

-Salida en barco desde Gijón, julio 2008

-Escapada a Menorca, julio 2008

-Viaje relámpago a Canarias, julio 2008

 

 

 

 

 

E-mail: Para contactarme pincha el flamenco