VIAJE ORNITOLÓGICO A LANZAROTE

27 a 30 de julio 2006

 

 

 

La isla de Lanzarote, debido por un lado a su singularidad geológica y por otro a su posición estratégica, cercana al continente africano, y  sometida además al influjo de los vientos alíseos procedentes del océano, resulta extremadamente interesante para el ornitólogo.

Pese al descomunal crecimiento urbanístico que ha venido padeciendo en los últimos decenios, Lanzarote aún posee algunos enclaves recónditos en donde algunas especies de aves se reproducen al abrigo de la soledad de sus llanos, riscos, palmerales y barrancos. Entre ellas, la espectacular avutarda húbara, que alcanza en el Jable de Fámara una de las mayores densidades mundiales, el mimético corredor, los ágiles halcones tagarotes y de Eleonor, el abundante alcaraván de la subespecie insularum, el escaso herrerillo africano de la subespecie degener, el canario, el camachuelo trompetero, y algunas aves marinas como las pardelas cenicientas y el petrel de Bulwer...

Pero además, durante las migraciones, la isla resulta un auténtico espectáculo ornitológico. En esta época es posible observar limícolas y paseriformes de variadas especies, incluso algunas que, sujetas al capricho de los vientos, proceden accidentalmente de los continentes africano y americano.

El paisaje principal es el resultante de la actividad volcánica que ha tenido lugar en la isla durante milenios. Un vulcanismo más reciente en el sur, con predominio de lavas y escorias y con escasa cubierta vegetal, y más viejo y maduro en el norte, en donde, además, la mayor humedad ambiental favorece el crecimiento de algunas plantas de más porte. Únicamente en las proximidades del pueblo de Haría existen algunas formaciones leñosas como palmerales, algún raquítico pinar e higuerales plantados por la mano del hombre. En la costa, las playas se intercalan con acantilados que llegan a ser de altura vertiginosa en algunos puntos, y con explotaciones salinas que constituyen un buen refugio para las aves limícolas.

Las postrimerías de julio marcan el final de la época de cría para muchas de las especies sedentarias de la isla y el principio de la migración para otras aves que, llegadas de latitudes más norteñas, empiezan tímidamente a sedimentarse. Esta migración no será bien patente hasta la segunda mitad de agosto y septiembre. No obstante, creemos que el momento escogido para la visita es una buena época para observar la mayoría de las especialidades ornitológicas de este singular enclave.

A continuación describimos los lugares que bajo nuestro punto de vista resultan más recomendables para visitar, y las especies que hemos podido apuntar en el viaje.

 

(con agradecimiento especial a Juan Sagardía Pradera y a Javier García Vargas, por compartir conmigo su tiempo y sus conocimientos durante mi estancia en la isla)

 

 

1- Salinas de Janubio: La zona húmeda más importante de la isla. Abundan las aves limícolas y acuáticas en general, así como sus depredadores.

2-Los Ajaches: Zona semidesértica con altos acantilados en donde nidifican algunas aves marinas. Resultan poco accesibles en vehículo y se recomienda recorrerlos caminando, bien desde Playa Quemada, al norte, o desde la zona del Papagayo, al sur.

3-Acantilados entre Playa Quemada y Puerto Calero: También un punto de nidificación de pardelas cenicientas y otras aves marinas, de visita recomendada al anochecer.

4-Arrecife: En todo el tramo costero de la ciudad es posible observar aves de interés. Es especialmente rentable el islote de San Gabriel, cuyo dique se adentra de forma estratégica hacia el mar.

5-Salinas de los Cocoteros: Otra explotación salina costera con abundancia de aves limícolas en las épocas de paso.

6-Barranco del Chafarín: Uno de los pocos barrancos en cuyas alturas aún se conserva algo de agua durante el verano. Algunos bebederos estratégicos situados en este tramo ofrecen buenas oportunidades para la ornitología "a la espera". Las aves más forestales se suelen congregar aquí durante esta época.

7-Llanos de Fámara entre Sóo y Muñique: Jable arenoso de gran entidad en donde se ven con relativa facilidad las aves esteparias (hubara, corredor, alcaraván...). Los caminos de la zona no son muy accesibles para los coches normales, siendo preferible recorrerlos a pie en algún tramo para intentar ver estas especies.

8-Mirador del Río: Esta zona ofrece espectaculares vistas a los islotes del norte: La Graciosa, Montaña Clara, Alegranza y Roques del Este y del Oeste, que junto con Lanzarote constituyen el llamado archipiélago Chinijo. Aquí es posible observar halcones tagarotes y de Eleonor, así como algunas aves marinas.

 

 

Llano de Fámara

Palmeral de Haría
Salinas de Janubio Puerto de Arrecife
Alrededores del barranco Chafarín Timanfaya

 

 

 

Lista de especies observadas:

 

-No passeriformes

-Passeriformes (y otros vertebrados)

 

 

 

 

 

Bibliografía utilizada:

-MARTÍN A. & LORENZO, J. A.. 2001. Aves del Archipiélago Canario.

-MARTÍ, R. & DEL MORAL, J. C. (Eds.) 2003. Atlas de las Aves Reproductoras de España. Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Sociedad Española de Ornitología. Madrid